Facebook Twitter Youtube

De la Bosquescuela® a casa

En este espacio virtual estaremos compartiendo durante el confinamiento cada semana actividades, canciones, cuentos y también alguna charla. Te invitamos a entrar y a ponerlas en práctica y disfrutar de las ideas. ¡Esperamos que os gusten!

El dragón que cambia de cuento cada vez que estornuda

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube’s privacy policy.
Learn more

Load video

Acuarelas del campo

¿Cómo se consiguen los diferentes tonos de azul o verde que encontramos en nuestras acuarelas? ¿Os lo habéis preguntado alguna vez? Nosotros sí, así que hemos consultado con una de nuestras maestras de Bosquescuela y además experta en flores, Jara Loira.Aquí os compartimos su respuesta y la actividad de hoy.

Imagen de diferentes tipos de flores moradas

Para comenzar vamos a aprovechar los pétalos de las flores que recogimos en la anterior actividad más otros que recolectemos en nuestros paseos o que tengamos cerca de casa.

  • Pétalos de flores del mismo color
  • Un mortero
  • Un vaso con agua caliente (sin que llegue a quemar)
  • 2 cubiteras
  • Medio limón
  • Bicarbonato
  • Pinceles
  • Papel Paño para secar el pincel

Para preparar las acuarelas machacaremos con ayuda del mortero los pétalos de las flores del color que hemos escogido. Le añadiremos un poquito del agua caliente que tenemos y cuando hayamos machacado bien dividiremos la mezcla en tres cuadraditos diferentes de nuestra cubitera. En el primero dejaremos la mezcla tal cual. Al segundo le añadiremos unas gotas de limóny al tercero una pizca del bicarbonato. ¿Qué les ocurre a los colores? 

Ahora podemos escoger otro puñadito de pétalos de otro color y repetir el experimento para ver cómo reaccionan al limón y al bicarbonato. También se puede experimentar usando especias o fruta.
Una vez listas nuestras acuarelas podemos emplearlas para hacer un dibujo teniendo mucho cuidado de limpiar muy bien el pincel antes de cambiar de color.

Los buscadores de colores

Os proponemos. que para vuestra próxima salida miréis vuestro entorno a través de un filtro de color. Y como la naturaleza es así de generosa, podéis escoger el que queráis porque seguro que lo encontráis. En nuestro caso, hemos elegido el morado. Así, salimos a pasear y encontramos un sin fin de elementos de este color y cada uno con un matiz diferente. Podemos recoger una muestra de lo que encontremos y guardarlo en nuestro cuaderno de hojas y flores.    También podemos hacer una foto y luego en casa dibujarlo porque ¿cómo recoger una muestra de una nube o de un caballo blanco para nuestro cuaderno si hemos escogido ese color? Feliz paseo y recordad, todo depende del color con el que se mira la vida.

Imagen de diferentes tipos de flores moradas

Descubre tu entorno – ¿Who I am?

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube’s privacy policy.
Learn more

Load video

Evolución en la charca

En Bosquescuela nos divierte mucho jugar a adivinar animales a través de su canción. A ver is adivináis de qué animal os vamos a hablar. Prestad atención a la suave melodía que silva la profesora María.

¿Lo sabéis? ¿Si? ¡Claro! Los rápidos renacuajos ya no están solos en las charcas. Ahora les acompañan unas coquetas compañeras de duras conchas: las caracolas.

Son el animal del mes de mayo en Bosquescuela y os animamos a que las busquéis. Para que no haya duda os compartimos una imagen, que dicen que vale más que mil palabras.

Imagen de cuatro caracolas sobre una piedra en una charca

Estas caracolas aprovechan la vegetación del río para colocar sus huevos agrupados dentro de un grumo de consistencia gelatinosa. Dentro puede haber desde 5 hasta 40 huevos. Si prestáis atención los descubriréis.

Imagen de dos grumos gelatinosos que contienen en su interior huevos de caracolas en un río de agua dulce

Así que os invitamos a añadir a las caracolas y sus diminutos huevos en la lista de “cosas que ver durante los paseos”.

Pinta un poema

Pintar con palabras o colorear con canciones. No, no nos hemos equivocado y verás cómo es posible. Te proponemos que busques un poema que te guste. Quizá te lo sepas de memoria, o esté en algún libro de casa o lo guarde alguien de tu familia porque le guste leerlo a veces en alto. En nuestro caso hemos escogido uno de la poeta Gloria Fuertes. 

Nuestra propuesta tiene que ver con un paisaje. Su letras y sus palabras serán el color y la forma de un dibujo que nos inspire. Mientras alguien de la familia lo lee o incluso le pone algo de melodía, el resto debe dibujar lo que le inspire. Puedes hacer grupos y ver qué equipo dibuja primero y qué equipo lee después.

¿Te animas a compartir el resultado de tu creación? Mándalo a info@bosquescuela.com

El libro soy – canción

Philip y Ana os cantan esta canción:

El libro soy yo (descargar letras en pdf)

Hotel para insectos

¡Queda inaugurado el Hotel de Insectos Bosquescuela! 🏨 Ya están disponibles las habitaciones para los huéspedes que lo necesiten.

Vale con que tengáis un pequeño patio o balcón para encontrar un espacio en el que instalar este hotel. Recordad que a los insectos les gustan los espacios pequeños en los que poder protegerse. Materiales: Aprovecha una vieja caja de frutas y divide su interior en diferentes espacios con cartón. Si tienes la suerte de tener cerca un palé  puedes aprovechar sus espacios a modos de “habitaciones”. Busca elementos naturales y agrúpalos tales como piñas, piedras, cortezas o palos, rellenando con ellos cada habitación.

Los palos más gruesos los puedes agujerear en sus extremos con la ayuda de un punzón y un pequeño martillo. ¡Ojo, siempre esto con la supervisión de una persona adulta! Decora el hotel, ponle nombre y observa cómo poco a poco van llegando los invitados.

Hotel para insectos

Siyahamba – canción

Sara la canta así:

Olivia así:

También la puedes escuchar en tres idiomas más:

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube’s privacy policy.
Learn more

Load video

Deberes en familia – Comunicación No Violenta

Escucha a Franzi Rautenberg cómo puedes afrontar el momento de realizar los deberes en familia de forma constructiva.

Franzi Rautenberg es Psicóloga y Formadora Certificada del CNVC en Comunicación NoViolenta – Imparte cursos de Comunicación Bosquescuela y es ponente de nuestro Programa Superior Universitario.

Escucha a Franzi aquí en este ENLACE AUDIO.

Para conocer más la Comunicación No Violenta y trabajar la empatía mira este curso intensivo que Franzi celebrará en Bosquescuela.

Álbum de hojas y páginas

Correr hasta que nos falte el aliento. Dejar que el viento nos adelante o nos empuje. Respirar, oler, oír.

Imagen cortesía de @HugoInNatura

La espera ha tenido su recompensa y ahora que podemos salir de casa nos espera una primavera generosa y coqueta. Con colores imposibles entre la alta hierba y flores casi de libro de cuentos dando descanso a los atareados insectos.

Para tener un recuerdo tan especial de estos nuevos paseos, os proponemos ir preparando un herbario como si fuera un álbum. En vez de cromos pondremos entre sus páginas hojas, flores que llamen nuestra atención, pétalos, y curiosidades sobre esas plantas.

Os proponemos meter en la mochila de paseo, un cuaderno en el que vayáis colocando las plantas, hojas y flores que os encontréis en estos días. Así se van secando poco a poco entre sus páginas.

Una vez se vayan secando, en otro cuaderno o entre hojas de cartulina de colores, las colocaremos junto con sus nombres, curiosidades o recuerdos del momento en el que las encontrasteis.





Imágenes del herbario, cortesía de María Blasco, Directora Pedagógica de Bosquescuela Cerceda.

The sound of silence

Lejos de proponeros escuchar la letra de la famosa canción de Simon & Garfunkel titulada como la actividad de hoy, lo que os queremos pedir es que cerréis los ojos y prestéis atención a la historia y al sonido que vais a escuchar.

Nos los envía Edward Hawksworth, el profesor de Bosquescuela que continuamente habla en inglés -su lengua materna- para que el oído de los niños y niñas del cole se habitúe y de ahí pasen a expresarse también en este idioma.

No vive muy lejos de Bosquescuela pero teniendo en cuenta que suele desplazarse siempre en bicicleta podríamos presentarle como participante de nuestro cole a alguna carrera ciclista. Le encanta la naturaleza y observar a los animales que la habitan. Incluso alguna noche se va a la cama con la ventana abierta para escuchar lo que “the sound of silence” le cuenta. Una noche, no hace mucho tiempo estaba ya durmiendo tranquilamente cuando…

Escucha su experiencia aquí:

En este enlace puedes ver las fotos de los dos aves del cuento.

Esperamos que esta historia y este sonido os haya transportado a la noche en un bosque. ¿Has escuchado alguna vez a estas aves? Si queréis podéis compartir esta historia y que vuestra familia trate de adivinar de qué animales se trata.

Vida en la charca

Adivina, adivinanza: Dentro y fuera del agua avanza. Con su gran boca ancha. Con una lengua que alarga y con la que moscas se zampa.

¿Quiénes son? Si lo habéis adivinado, os invitamos a que en los paseos de estos días por el campo, os acerquéis a una charca y busquéis su rastro. Además, aprovechando que tenemos hueco en el jardín, hemos construido una pequeña charca artificial para acoger a las pequeñas crías de este animal.

Sí, para cuidar a los R E N A C U A J O S.

Vale con hacer un agujero en la tierra del tamaño del recipiente de plástico que vayamos a usar. Podemos meter dentro piedras para que los diminutos habitantes de la charca tengan recovecos en los que esconderse y vayan poco a poco creciendo.

Había una vez …

Nos envía María Blasco Martín, nuestra maestra Bosquescuela este cuento:

1º parte

2º parte

De pista en pista

Aprovecha algo especial para guardarlo como si fuera un tesoro. Quizá una foto bonita, una fruta o algún juguete especial. !Recuerda bien dónde lo escondes!

Piensa en un lugar de la casa para que arranque el juego de pistas y que así de una a otra pista, quienes participan en el juego puedan encontrar el tesoro. Las pistas se pueden dar con dibujos, con gestos o con palabras escritas incompletas. Por ejemplo:

“Este viaje empieza allí donde todo está fresquito. En la N_V_R_.

Allí encontrarás un papel con unos signos para saber por dónde debes seguir”

¡Cuidado porque esto de pensar lugares para esconder pistas en tan divertido que igual caes en tus propias redes y terminas tú también buscando el tesoro!

El corcho habitado

¿Sabes que en cada piedra, trozo de madera o corcho, habita un ser fantástico? ¿No te lo crees?

Hoy usaremos la llave de la imaginación -y algunos corchos- para rescatar las figuras mágicas que hay dentro de ellos. Empezaremos preparando nuestro lugar de trabajo recopilando algunos materiales que nos pueden ser de ayuda: algunos corcho de botellas, algodón, lana, algún retal de tela, cartulina, pegamento, pinturas de materiales y algún objeto con filo que nos permita cortar.

NOTA IMPORTANTE: Como usaremos una navaja o algo afilado, es importante hacer esta actividad con la supervisión de un adulto. Con una aguja también nos será más fácil hacer algunos agujeros para la cara de nuestros personajes.

Con el primer corcho en la mano, cerraremos los ojos y dejaremos que a nuestra mente llegue una imagen. ¿Si, la tienes? Entonces es el momento de empezar a darle forma y vida al primer personaje de esta aventura. Quizá el algodón te venga bien para ponerle algo de pelo. Y con las pinturas le pongas color a su ropa.

¡Mira! Este es nuestro primer personaje. ¿Qué te parece? Gracias a otros trocitos de corcho le hemos puesto unas orejas y con cartulina le hemos recordado y pegado una cola. ¿No es precioso? ¡Sigamos!

También puedes servirte de la aguja para hacer los orificios de la boca o los ojos.

Este es nuestro segundo personaje. En su caso, solo necesitaba un poco de pintura para que cobrara vida porque la forma del corcho es perfecta. ¿A qué se parece?

Y por último…Te presentamos a todos los personajes y el precioso jardín en el que empezarán a vivir sus aventuras.

Figuras de sal

Para esta actividad necesitamos: 

  • Pintura acrílica.
  • 1 vaso con agua templada.  
  • 1 ensaladera o similar para hacer la mezcla.
  • 200 gramos de sal fina. Si en casa tenemos solo sal gorda podemos usar una batidora para desmenuzarla. 
  • 250 gramos de harina. Puede ser de cualquier tipo. Si es harina integral necesitaremos un poco más de agua para hacer la mezcla.
  • Papel de horno o papel vegetal.

En la ensaladera o cuenco que hayamos escogido, mezclamos muy bien la harina y la sal. Es importante para que la mezcla quede lo más homogénea. Te invitamos a cerrar los ojos y sentir con las manos el tacto de esta mezcla. Una vez bien mezclados los dos ingredientes, vamos incorporando el agua del vaso. Es muy importante hacerlo poco a poco de manera que la masa absorba el agua y podamos manipularla sin que se nos pegue. Si echáramos el agua muy deprisa, luego nos costaría mucho conseguir la textura deseada porque se nos harían grumos y la masa se nos quedaría pegada a las manos.

Amasamos hasta conseguir una bola de masa fácil de manipular. Como si fuera la masa con la que hacemos pizza. Ahora sí, ¡empieza la creación!

Vamos tomando trocitos de masa y con las manos damos la forma deseada. Aconsejamos hacer formas que sean finitas para que luego se sequen bien por dentro. Podemos usar moldes de galletas u objetos que tenemos en casa para darle forma a la masa. Una vez la tengamos, la dejaremos secar sobre la hoja de papel de horno cerca de una fuente de calor como un radiador.

Recuerda que si quieres hacer algún colgante, debes hacerle el agujero por el que pasarle el cordón ahora que la masa está blanda. Y si se te rompe, humedécete los dedos en agua para que ésta haga de pegamento y vuelva a unir las piezas. 

Si te sobra masa y quieres seguir más adelante, cúbrela dentro del cuenco con un paño para que mantenga la humedad. 

Deja secar muy bien las piezas que has creado. Ve dándoles la vuelta cada rato para que se sequen bien por ambos lados. Y cuando estén listas…dales color con la pintura. Proponemos pintura acrílica porque así protege la masa y evita que se humedezca. Si no tienes en casa, puedes añadir a tus temperas un poco de cola blanca. 

¿Te animas a compartir tus creaciones? Estas son algunas de las nuestras.

Diccionómetro

¿Qué es una bipañeta? ¿Y un obserlospón? No te preocupes si no te suenan de nada, son palabras inventadas como las que te proponemos crear con este juego.

Necesitaremos dos dados que usaremos, uno para las vocales y otro en el que iremos alternando consonantes. A medida que vayamos tirando los dados se irá componiendo una palabra a la que deberemos de dotar de significado.

¿Para qué sirve? ¿Es del mundo vegetal o animal? De ser una alimento…¿a qué sabe? Así mediante las preguntas se activará nuestra imaginación y haremos florecer el universo de las palabras que habita en nosotros.

Día de tiendas

Para hoy proponemos hacer la compra sin salir de casa. Buscad un bonito rincón en el que abrir una pequeña tienda.

Pensad qué vais a vender y compartirlo a través de un cartel en el que se anuncie. Añadid los productos en pequeños botes y no os olvidéis de la báscula, que nos ayudará a vender la cantidad exacta que pida nuestra clientela. Si no tenemos en casa una báscula, podemos fabricarla con una percha de ropa y dos bolsitas atadas a cada lado. El pomo de una puerta nos valdrá para colgarla.

Además podemos aprovechar para hacer una calculadora con la que acercarnos con el juego a la actividad matemática. Necesitamos una botella de plástico y dos rollos de cartón de papel de cocina. Por cada uno de los tubos dejamos caer los distintos alimentos y ¡sin mirar! hay que tratar de decir cuántos hay en total. Lo de pagar…se deja a elección de los jugadores. Se puede usar dinero de algún juego de mesa, dibujarlo u optar con el trueque.

¿Y vosotros…qué vais a comprar hoy?

How to make cork boats

3 corks. A kebab skewer. Elastic bands (I made mine by cutting up an old bicycle inner tube) A piece of paper for the sail.

Line up three corks and put 2 elastic bands around them. Cut off a piece of skewer for the mast and stick it in the middle cork. Cut out a sail and colour it in. Push the sail onto the mast.

Float your boats!

Con las manos en las ramas

¿Te atreves a inventar una nueva especie de árbol? ¡Uno mágico, único, nunca visto hasta ahora y que…solo esté en tu ventana!

Coloca tus manos sobre un papel y dibuja su silueta. También vale usar la silueta de manos grandes como las de mamá o pequeñitas si tienes algún hermano o hermana.  Recorta las siluetas y decora su interior.

Ahora une las manos formando ramas de un árbol multicolor o si la imaginación te lleva, transformándolas en animales sorprendentes.  

Calendario de ideas

Para ayudarnos a visualizar el paso del tiempo y a la vez generar un momento de ilusión cada mañana, proponemos hacer un calendario de días/ideas. Este calendario puede reflejar los próximos 15 o 20 días o tan solo la próxima semana. Según queramos.

Buscaremos un momento para poner en común ideas que nos apetezcan hacer en casa. Cada una la pondremos en una cartulina pequeña. Podemos intentar que todas las ideas para los lunes estén en cartulinas azules, las de los martes en cartulinas naranjas, las ideas para los miércoles en cartulinas verdes; cartulinas moradas para las ideas de los jueves, las ideas de los viernes en cartulinas rosas, el azul oscuro para los sábados y el rojo para las ideas que pensemos para los domingos.

Después buscaremos una cuerda y pinzas de la ropa para colgar las cartulinas previamente cerradas o bien metidas en pequeño sobres. No nos olvidemos de poner fuera el número y el nombre del día de la semana que nos tocará abrir. Solo nos queda esperar y descubrir qué tenemos planificado para hoy.