Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Qué pasa cuando hace mal tiempo?

“No hay mal tiempo sino ropa inadecuada.” Se puede remediar cualquier chaparrón o inclemencia del tiempo con la ropa adecuada y movimiento.

¿Se necesita ropa especial para ir a una escuela infantil al aire libre?

No se necesita ropa especial, es sólo ropa cómoda, de abrigo para el invierno o impermeable para la lluvia, sombreros o gorros para proteger la cabeza (del frío o del excesivo calor) y calzado adecuado (son importantes, eso sí, las botas de lluvia).
Lo más práctico y económico es vestir a los niños según el “principio de la cebolla“ (muchas capas que se puedan quitar o poner según la actividad del momento).
También es bueno que la pequeña mochila que llevan los niños y las niñas diariamente a la una escuela infantil al aire libre se adapte bien a su espalda, con cierre pectoral para que les sea más cómodo llevarla.

¿De verdad que los niños pueden jugar fuera con cualquier tiempo? 

Con meteorología peligrosa como fuertes tormentas, hielo, aludes o temperaturas por debajo de -10ºC los niños se ecuentran dentro o cerca de una caseta de refugio. Se pueden ofrecer alternativas como una visita a un parque de bomberos, un museo u otros edificios. Las tormentas por la mañana o a primera hora de la tarde son muy excepcionales. Los niños pueden jugar en bosques jóvenes en caso de tormenta ya que ofrecen protección frente al viento y no tienen riesgo de caida de ramas.
Cada grupo de una escuela infantil al aire libre lleva suficientes colchonetas aislantes para que se puedan sentar niños y profesores durante el picnic si el suelo esté humedo.

¿Cómo de preparados llegan los niños y niñas a Primaria?

Todas las evaluaciones, realizadas en varios países, llegan a la misma conclusión: el aprendizaje en la naturaleza fomenta la concentración, la reducción de estrés, el comportamiento social, la resistencia contra enfermedades, la motricidad, la creatividad y la relación con la naturaleza (véase la bibliografía de evaluaciones).
Peter HÄFNER obtuvo en 2002 resultados sorprendentes, los cuales se reflejan el gráfico 1, en un estudio que realizó en la Universidad de Heidelberg. Solicitó a profesores y profesoras de Primaria que evaluaran a los niños y niñas en relación a ciertas competencias. Posteriormente, analizó los datos comparando los alumnos que acudieron a una escuela infantil al aire libre (en el gráfico denominado como “BOSQUESCUELA”) con los escolarizados en una escuela infantil ordinaria. Los resultados muestran con un grado de significancia muy alto que los niños y niñas que acudieron a una escuela infantil al aire libre, en Primaria…

  • Siguen mejor el contenido de la clase.
  • Prestan más atención.
  • Hacen sus deberes de forma más independiente.
  • Respetan mejor las reglas.
  • Resuelven conflictos de forma más pacífica.
  • Se expresan de forma más precisa.
  • Argumentan mejor su opinión.
  • Son más creativos en clase.
  • Y tienen más fantasía.

(más informaciones sobre el tema de las evaluaciones ver la pestaña “Experiencias”)

¿Cómo pueden aprenden los niños y niñas si no disponen de material didáctico como libros de texto, juguetes educativos, etc.?

Durante la clase son los profesores y profesoras los que buscan y crean los materiales didácticos partiendo de los materiales que provienen del medio natural.

En el juego libre son los niños y niñas los que crean sus propios juguetes e inventan sus juegos con los materiales que encuentran.

Para esto la naturaleza ofrece al alumnado y al profesorado diversas posibilidades que se sustentan en los tres puntos siguientes:
La inmensa variedad, por un lado, de los diferentes terrenos y espacios, y por otro lado, de las diferentes especies de plantas, animales, piedras, suelos, que son a su vez altamente diversos en colores, texturas, superficies, formas y pesos.

Todos estos materiales están continuamente en proceso de cambio por la influencia de varios factores, como el tiempo, las estaciones del año, la vida y el crecimiento, la descomposición, el nacimiento y la muerte, y la radiación solar.

Estos procesos ocurren de forma autónoma, es decir, los materiales y los espacios se estructuran a si mismos, (en principio) sin la influencia del ser humano. Aunque hay ritmos y leyes en la naturaleza – como el ritmo de las estaciones del año o la ley de la gravedad – cada proceso natural es diferente y no repetitivo y por eso lleno de sorpresas. Esta es la razón por la cuál la exploración del medio natural es tan emocionante y activa tanto la curiosidad del alumnado y la del profesorado.

Además el profesorado dispone de pinturas, papeles, lápices, rotuladores, bolis, tizas, instrumentos de música, títeres y herramientas como martillos, clavos, palas, sierras y alicates para los proyectos en el día de taller.

¿Cómo pueden aprender los niños y niñas si están todos mezclados por edades en un grupo?

KUCHARTZ y WAGENER (2007) demostraron que la mezcla en el mismo curso de diferentes niveles de edades mejora la motivación para ir al colegio, para el aprendizaje y desarrolla la interacción social. La heterogenidad del grupo es el motor para muchos procesos de aprendizaje:

Niños y niñas con niveles de rendimiento más bajos se sienten competentes ayudando a niños o niñas más pequeños. Y niños y niñas con niveles de rendimiento más alto se sienten motivados por niños mayores.

Grupos heterogéneos por edades descargan al profesorado: Como el grupo no se renueva completamente cada año, las reglas y los rituales se instauran como tradición de una forma natural.

Además, los niños y niñas mayores cumplen una parte de la necesidad de atención de los niños y niñas más pequeños .

Por estas razones, en los futuros centros docente españoles BOSQUESCUELA los niños y niñas de los tres niveles del 2º ciclo de Educación Infantil estarán todos en el mismo grupo.

No obstante, para actividades especiales como la clase por la mañana o por la tarde (ver el documento en pdf “Señas de identidad pedagógica”) se separa el grupo en los niños de 3 y 4 por una parte y los niños de 5 y 6 años por otra, para ir acercando a los mayores a las matemáticas y a la lectoescritura.

¿Qué normas y límites hay en el bosque? 

En el bosque existen reglas y límites fácilmente entendibles por los niños. Los niños y niñas saben que en las zonas de espera se debe parar obligatoriamente para que no se pierda ningún niño. Esperar a todos y cogerse de la mano cuando se va a cruzar una carretera, no tirar piedras, no correr con palos en la mano por el peligro de lesiones, etc. Tampoco está permitido comer nada del bosque que no se haya traido en el desayuno, ni setas, ni moras, ni otros frutos silvestres. Aquí se pueden hacer excepciones, si por ejemplo se recogen moras para hacer mermelada en el refugio. Los niños son responsables de sus mochilas (llevarlas y prepararlas).

En casos especiales se puede convenir en establecer la regla de no separarse sin pedir permiso antes, pero lo normal es que los niños tengan tanto respeto al bosque que, para no perderse, se mantengan siempre cerca de los profesores o de los otros niños.

Por un lado, en una escuela infantil al aire libre  hay menos reglas que en una escuela infantil tradicional, pero por el otro lado es tanto o más importante que las pocas reglas que hay se cumplan de verdad. Eso los niños y niñas lo entienden y aceptan bien.

¿No es peligroso que los niños jueguen ahí en el bosque? ¿Están seguros ahí?

El tema de la seguridad es un tema importante en todas las escuelas infantiles.
Aparte de peligros especiales para la salud como roturas de ramas o árboles, existe desde la perspectiva legal la obligatoriedad de supervisión que está regulada para cada persona responsable pero que permite a cada responsable un margen de decisión y valoración de cada situación. Depende por tanto en gran medida de la competencia de cada responsable. Todas las personas que trabajarán en un centro docente BOSQUESCUELA habrán realizado un curso específico en materia de seguridad en una una escuela infantil al aire libre .
Desde el punto de vista psicológico juega un papel importante la sensación y comprensión de la seguridad por parte de los padres. La confianza entre los padres y el equipo pedagógico de una una escuela infantil al aire libre  se sitúa en lo alto de la escala de valores. Cuanto más valor se da al tema de la seguridad por parte de los padres, mayor tiene que ser el grado de confianza entre el equipo pedagógico y los padres. El equipo pedagógico intenta construir esa necesaria confianza a través de la información transparente, diálogo y trabajo con los padres hablando por ejemplo también sobre los peligros de jugar en el bosque.

¿Qué se hace para que los niños y niñas nos se pierdan en el bosque? 

Los niños y niñas suelen tener mucho respeto por el  bosque, instintivamente les preocupa perderse de manera que se quedan siempre cerca de los educadores o de otros niños.
A pesar de eso, el equipo pedagógico de un centro docente BOSQUESCUELA tomarán medidas específicas para que los niños no se pierdan:
Los educadores llevan una lista de asistencia y anotan cuando llega y se va cada niño o niña.
Los educadores controlan y cuentan varias veces al día si están todos los niños.
Los educadores se esfuerzan activamente para construir relaciones positivas con los niños que fortalezcan su vínculo con los educadores. La aceptación de los educadores como autoridad natural refuerza los vínculos con los niños.
Durante el juego libre los educadores centran toda su atención en el juego de los niños. Los niños lo notan y se encuentran más vinculados a los educadores.

¿Se ponen enfermos con mayor frecuencia los niños de una escuela infantil al aire libre  por jugar también con lluvia y frío? 

No, no se conocen informes que confirmen esta hipótesis. Al contrario: investigadores y pedagogos de Suecia observaron durante un año el discurrir diario de escuelas infantiles. Los casos de enfermedad eran del 8% en los tradicionales mientras que en una escuela infantil al aire libre estaban por debajo del 3%.

¿Cómo se evalúa la estancia en el bosque desde el punto de vista médico?

Desde una perspectiva médica, la estancia regular en la naturaleza refuerza el sistema inmune disminuyendo la predisposición a padecer enfermaedades infecciosas.
La posibilidad de contagio mutuo entre los niños al aire libre es menor ya que la exposición a los patógenos también es menor.
El movimiento en terreno abrupto y heterogéneo fortalece la musculatura y fomenta el control del cuerpo. Los niños pueden vivir su necesidad de moverse sin trabas, mejorando su aptitud física, reduciendo las agresiones y fortaleciendo el sistema inmunológico. 
La exposición a la luz del sol estimula la producción de vitamina D que también ayuda a fortalecer el sitema inmunológico.
Según El País del 30 de junio de 2011 se ha duplicado la población con sobrepeso en los últimos 30 años y lo que es más preocupante: España es el tercer país de la OCDE con mayor sobrepeso infantil. En la última Encuesta Nacional de Salud (INE 2005) la obesidad en niños escolares ha aumentado del 5 al 15 % y la de sobrepeso entre los 2-17 años es del 24,7 %, observándose diferencias significativas entre comunidades autónomas y entre las clases sociales. La estancia regular en la naturaleza ni siquiera permite que se produzcan estos problemas.

¿Se puede solicitar ayuda médica en caso de accidente? 

Los educadores llevan un kit de primeros auxilios y han realizado un curso de primeros auxilios orientado hacia edades infantiles. Cada BOSQUESCUELA lleva un teléfono móvil por el que se puede dar aviso inmediato y en la cabaña hay un coche disponible en todo momento.

¿Cómo de grande es el peligro de picaduras y alergias?

El peligro de picaduras en el bosque no es mayor, en todo caso menor, que en un jardín, césped o en un parque. Esto es porque la cantidad de flores y por lo tanto de, por ejemplo, avispas o abejas es menor. De todas formas se piderá a los padres que notifiquen cualquier tipo de alergia que puedan tener sus niños en el momento de apuntarlos a un centro docente BOSQUESCUELA.

¿Hay plantas venenosas en el bosque? ¿Son peligrosas para los niños?

Aquí son básicas dos estrategias:
1º Existe la norma de que los niños no pueden comer nada de lo que encuentren.
2º Los educadores están informados de las plantas venenosas que se dan en la región. Saben reconocerlas (para ello reciben formación complementaria) y además transmiten esa enseñanza a los niños y niñas utilizando libros de reconocimiento de plantas.

¿Qué pasa si los niños tienen que ir al retrete? 

Siempre y cuando no se encuentren en un terreno de protección especial de las aguas subterráneas, no hay ningún problema en que los niños hagan sus necesidades en el bosque y lo entierren en un lugar adecuado. Para lavarse las manos el profesorado lleva un depósito con agua fresca y una pequeña pala para taparlas defecaciones.
La cabaña dispone de un baño para adultos y otro para niños.

¿Qué ofrecerán los futuros centros docentes BOSQUESCUELA para que los padres y madres conozcan la forma de trabajar de un centro docente BOSQUESCUELA y estén al día del desarrollo de sus hijos y hijas?

En un centro docente BOSQUESCUELA se partírá de que la relación positiva entre el profesorado y padres y madre tiene un buen efecto, a su vez, en la relación entre el niño/a y sus profesores/as, en su capacidad de rendimiento y en su comportamiento escolar.
Una relación positiva está definida en un centro docente BOSQUESCUELA por dos factores principales:

  • Confianza mutua.
  • Interés mutuo.

Para crear esta relación positiva entre el profesorado y los padres y madres de un centro docente BOSQUESCUELA se trabajará con las siguientes herramientas principales:
Cada familia tendrá derecho a una entrevista personal al año y siempre cuando la requiera y la solicite para hablar sobre el desarrollo de los niños y niñas.
Los padres y madres pueden pasar un día de visita en el campo durante el curso.
En las fases de llegada y recogida hay siempre un profesor/a que está dispuesto a hablar con los padres y madres.
Una vez por trimestre el centro docente BOSQUESCUELA organizará una asamblea general, donde se reúnen todos los padres y el profesorado.
Los profesores ofrecen espacios para hablar cuando los padres lo deseen (asambleas extraordinarias).

Las familias inscritas en el Centro además cuentan con un descuento a la hora de matricularse en actividades formativas de la Iniciativa como los talleres de iniciación  o el curso de formación continua en metodología Bosquescuela.

Síguenos en las redes sociales (Facebook Bosquescuela y @Bosquescuela en Twitter) o suscríbete a nuestro Boletín electrónico insertando tu dirección de correo electrónico en la siguiente celda y pulsa “submit/enviar”: